El sábado 9 de agosto, el día más feliz del año

Botón UnoEl sábado 9 de agosto es el día más feliz del año, según los usuarios de Mequedouno.   La plataforma ha elaborado un informe, a partir de una encuesta realizada a más de 1.000 internautas, para descubrir el “Día más feliz del año”, en contraposición al “Blue Day”, tercer lunes del mes de enero, que se considera el día más triste del año. Según las personas que respondieron a la encuesta, el segundo sábado del mes de agosto es el día “más feliz del año”.Aspectos como fin de semana, las vacaciones o la buena climatología han resultado claves para elegir la mejor jornada del año. El 46% de los usuarios considera el sábado como su día preferido de la semana, seguido a una cierta distancia por el viernes, con un 32% de las respuestas. Martes y lunes, por este orden, son considerados los peores días. El verano es la mejor estación del año para el 50%, mientras que la primavera (35%), se sitúa en segundo lugar. Por lo que se refiere al mes, agosto es indiscutiblemente el preferido, seguido de julio y junio.

El día ideal debe ser soleado para el 67% de los encuestados, un dato al que los usuarios le dan mayor importancia que si se trata de un día festivo o laborable. El mejor plan para acompañar el día perfecto es una cena romántica (41%) de las respuestas, si bien una escapada a un hotel rural con los amigos, también cuenta con muchos adeptos como propuesta para un día ideal. Asimismo, enterarse que has sido agraciado con un premio en la lotería es el aspecto que para la mayoría convertiría un día normal en el más feliz del año. En contrapartida, una mala previsión meteorológica arruinaría un día especial, lo que refuerza la importancia que otorgan los encuestados a la climatología, como barómetro de su estado de ánimo.

Por último, la encuesta también valoró en qué medida están pendientes de sus vacaciones los españoles. En este sentido, la gran mayoría, 86%, afirma esperarlas pero no obsesionarse con ellas, mientras que son clara minoría los que afirman que llevan una cuenta atrás esperando a que lleguen o bien los que ni las contemplan en su día a día, ya que no las necesitan.